Rango de infección de COVID-19 es mayor en sectores pobres

Universidad de Stanford reveló modelo para predecir la movilidad de contagios

Un equipo de investigadores de la Universidad de Stanford creó un modelo computacional que les permitió ver cómo se propaga el coronavirus en Estados Unidos. Dicho estudio se ejecutó en las ciudades norteamericanas de Nueva York, Los Ángeles, Chicago, Dallas, Washington D.C., Houston, Atlanta, Miami, Filadelfia y San Francisco. Todas ellas, grandes centros urbanos.

El estudio que fue publicado en Nature, asegura que  Nature "parece confirmar que la mayoría de las transmisiones de covid-19 se producen en sitios superdifusores, como restaurantes de servicio completo, gimnasios y cafeterías, donde las personas permanecen en lugares cercanos durante períodos prolongados".

El modelo sugiere que el cierre de esos lugares o reducción de uso resulta en una gran reducción de los casos de infectados por la enfermedad. También detallaron cómo los patrones de movilidad impulsan mayores tasas de contagios en poblaciones minoritarias y de bajos ingresos. Para ello, este modelo informático tomó tres factores que impulsan el riesgo de infección: sitios a dónde va la gente en el día, cuánto tiempo permanece en ellos y cuántas personas visitan el mismo lugar al mismo tiempo.

Al combinar datos demográficos, estimaciones epidemiológicas e información sobre la ubicación de teléfonos móviles anónimos, consiguieron resultados.

David Grusky, uno de los coautores del trabajo, dijo que la predicción fue valiosa porque aporta datos útiles y nuevos sobre factores que determinan los índices de infección en minorías y estratos sociales más bajos.

"En el pasado, se ha asumido que estas disparidades se deben a condiciones preexistentes y al acceso desigual a la atención de la salud, mientras que nuestro modelo -precisó- sugiere que las pautas de movilidad también ayudan a impulsar estos riesgos desproporcionados", dijo el investigador.

El mismo estudio reveló que el quedarse en casa redujo también los casos de contagiados. Grusky dijo que por ahora solo se limitaron a  los grandes centros urbanos de Estados Unidos, pero no se descarta que este modelo se aplique en otros países.