Primer ministro de Australia no puede viajar por cierre de fronteras internas

El político deberá hacer cuarentena si se traslada a Queensland a atender asuntos de trabajo

El primer ministro de Australia, Scott Morrison, aceptó este jueves con resignación que el estado de Queensland no le permita viajar allí de trabajo sin hacer cuarentena, lo que simboliza la rigidez del cierre de fronteras internas en el país oceánico por la pandemia.

El mandatario no podrá acudir el mes que viene a Queensland (noreste), donde se celebran comicios estatales y una final de Rugby, deporte al que es muy aficionado, si no se somete a una cuarentena de 14 días, como recordaron este jueves las autoridades de ese estado.

"El primer ministro va a donde puede. Creo que será difícil dada las medidas que tienen (en Queensland). Pero tengo un trabajo muy ocupado, tengo muchas cosas que hacer ahora y me mantendré centrado en lo que necesitan los australianos. Y sospecho que no puedo ir a la gran final,", dijo Morrison con resignación.

Con el inicio de la pandemia, los ocho estados y territorios de Australia impusieron cierres totales o parciales a sus fronteras, que relajaron primero y después volvieron a endurecer con el rebrote de COVID-19 en la ciudad de Melbourne, que disparó las infecciones de 7.920 el 1 de julio a más de 26.800 en la actualidad.

Los estados australianos, que gozan de una gran autonomía respecto del Gobierno central, aplican sus propias restricciones de movilidad a los viajeros de otras regiones.

Por ejemplo, Australia Occidental mantiene sus fronteras cerradas con algunas excepciones y Queensland exige un periodo obligatorio de cuarentena a aquellos que han estado en Nueva Gales del Sur, Victoria y el Territorio de la Capital Federal, cuyas capitales respectivamente son Sídney, Melbourne y Camberra.