Bloque Empresarial Oriental pide revisar altas facturaciones de aseo urbano en El Tigre

Los altos montos por el servicio solo asfixian más al sector económico de Anzoátegui, que durante estos últimos meses ha tratado de recuperar su producción

El Bloque Empresarial Oriental, representado por las Fedecámaras de Anzoátegui, Bolívar y Nueva Esparta, denunció que los empresarios de El Tigre, en el municipio Simón Rodríguez del estado Anzoátegui, se han visto asfixiados por las altas facturas del servicio aseo urbano, realizado por la empresa Fospuca. 
La presidenta de Fedecámaras Anzoátegui, Monique Loffredo, indicó que las empresas de El Tigre no están generando las ventas y ganancias para cancelar las altas tarifas que establece el aseo urbano.
De acuerdo con la líder gremial, la alcaldía del municipio Simón Rodríguez impuso un software que impide a los empresarios hacer la declaración mensual de impuestos municipales, si antes no ha cancelado la mensualidad de la recolectora de desechos, lo que termina a su vez en una deuda tributaria. “Han cerrado más de 180 comercios por motivos de impagos de los impuestos municipales”, denunció.
“La propuesta es un replanteamiento de la estructura de recaudación por aseo urbano mediante un cálculo que tome en cuenta la diferencia del valor comercial de las zonas donde esté ubicado el inmueble, la generación real de desechos y según el tipo de actividad económica que la empresa desarrolla”, declaró la presidenta. 
Loffredo cuestionó que el aseo urbano haya establecido sus tarifas sin tomar en cuenta la ubicación del negocio ni la cantidad de desechos sólidos que se pueda generar en ese sector económico, sino que lo hizo por metro cuadrado de la empresa. “Un hotel de El Tigre que escasamente puede tener la ocupación de 2 o 3 habitaciones en la semana tiene que pagar facturas de mil y tres mil dólares al mes, al ser el cobro del aseo urbano por metro cuadrado”, lamentó.
Las facturaciones son aún más dañinas para las empresas que están prácticamente inoperativas. “Las empresas de la zona industrial, que están operando solo administrativamente, están recibiendo facturas por el tamaño total de sus galpones y patios cuando lo que generan en desechos son los de las oficinas”, sostuvo.
La líder gremial reconoció que aunque el servicio está funcionando, es demasiado costoso para la realidad económica del municipio. Detalló que están operando alrededor de un 70% de los negocios y siguen limitados económicamente por la paralización del sector petrolero y construcción.
Porcentaje inviable 
Otra de las irregularidades que cuestiona Loffredo es que la mayor carga del servicio caiga sobre los empresarios y no haya un balance entre lo que paga un ciudadano común y lo que cancela el sector privado.
“Los comerciantes están asumiendo el 95% del costo del servicio del aseo urbano, mientras a los usuarios se les cobra solo el 5%. Este porcentaje está haciendo que la tarifa que se le cobra a los empresarios sea desequilibrada con relación a los ingresos”, indicó. “Hay que descargar a los empresarios del 95% de costos del aseo, porque aunque parezca una medida impopular, lo cierto es que esos costos terminan encareciendo el producto final”.
Loffredo instó a que se haga una revisión de las tarifas en que se tomen en cuenta las variables de ubicación del comercio, ventas efectivas del negocio y tipo de actividad al haber sectores más contaminantes, para no afectar la posible recuperación económica que pueda tener el municipio.

 

Prensa Fedecámaras Anzoátegui.-