Suecia experimenta aumento de ataques con bombas y tiroteos entre pandillas

El país posee un bajo índice de criminalidad, pero opositores al gobierno exigen que se tomen medidas

Suecia está experimentando en los últimos años un aumento en varios barrios de ataques con bombas a residencias y tiroteos entre pandillas, que rivalizan por controlar zonas.

Si bien ese país nórdico tiene bajos índices de criminalidad, la oposición al actual gobierno exige que este problema sea resuelto antes que sea demasiado tarde.

El propio gobierno sueco ha informado que en 2018 se registraron 167 ataques con bombas, mientras que 2019 tuvo 257 incidentes reportados, lo que implica un aumento de 60% en estos hechos.

Las exigencias de la oposición y las protestas ciudadanas, han hecho que el gobierno comience a trabajar en la problemática.

“Desafortunadamente, este gobierno ha perdido el control de lo que está sucediendo en Suecia”, declaró Ulf Kristersson, líder del Partido Moderado de Suecia, luego que se reportara una explosión en un área residencial de Estocolmo, capital del país el pasado 12 de enero.

Mattias Sigfridsson, subdirector de la policía de Malmö, explicó que las ciudades donde ocurren estos hechos son de baja criminalidad, lo que implica un misterio. "Si nos comparamos con ciudades en Alemania con la misma población étnica, hay grandes diferencias. Estamos tratando de hacer que los académicos vean por qué Suecia es como es", agregó.

Los ataques no han dejado víctimas y están dirigidos a edificios vacíos y automóviles, quizás para que las pandillas rivales se intimiden. Un patrón más que las autoridades suecas identificaron, es que estos casos se dieron en lugares desfavorecidos y con más tasa de desempleo.

El primer ministro Stefan Lövren, confirmó el aumento en los ataques, al tiempo que negó que estos crímenes relacionados con las pandillas existan vínculos con la migración masiva hacia ese país.

“La segregación se debe a que hay un empleo demasiado bajo y un desempleo demasiado alto en estas áreas. Pero eso habría sido lo mismo independientemente de quién hubiera vivido allí. Si pones a las personas nacidas en Suecia en las mismas condiciones, obtienes el mismo resultado”, relató el gobernante.

 

Juan Afonso/Redacción